Síguenos

Conferencia Nacional sobre Empleo Juvenil y Trabajo Decente

03 de mayo de 2012

El pasado mes de abril CEJE, representada esta vez en las personas de Ismael Hernández Novo, Jon Garay Santesteban y Jeniffer Díaz González, estuvo presente en la Conferencia Nacional sobre Empleo Juvenil y Trabajo Decente organizada por la Organización Internacional de Trabajo (OIT), a través de su Oficina para España, y en colaboración activa con el Consejo de la Juventud de España y organizaciones empresariales y sindicales más representativas. Además, también participaron la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) y la Confederación Española de Asociaciones de Jóvenes Empresarios (CEAJE).

Dada la magnitud e importancia del evento, se contó con la presencia de D. Marcos Peña Pinto (Presidente del CES), D. Ricardo Ibarra (Presidente del Consejo de la Juventud de España), D. Cándido Méndez (Secretario General de UGT), D. Ignacio Fernández Toxo (Secretario General de CCOO), D. José Mª Lacasa (Secretario General de la CEOE) y D. Pedro Llorente (Subsecretario de Empleo y Seguridad Social).

El evento tuvo lugar en la madrileña sede del Consejo Económico y Social y durante la conferencia, a la que asistieron más de 150 jóvenes, se resumió la situación de crisis del empleo juvenil en el mundo, de la cooperación española, y de las políticas europeas para el empleo juvenil. Se hizo una evaluación de resultados de las políticas y modelos de contratación en España, y tuvo lugar un debate intenso sobre la Reforma Laboral.

Las conclusiones adoptadas por consenso, que incluyen un diagnóstico de la situación y propuestas compartidas para el empleo juvenil y el trabajo decente, se presentaron al Foro Global de Empleo Juvenil el pasado mes de mayo en Ginebra.

Entre las conclusiones destacamos las siguientes: por un lado, es necesario optimizar la transición de la educación al empleo, tratando de aportar una educación más orientada a las demandas del mercado de trabajo así como propiciar una formación técnica más práctica que permita a las personas jóvenes incorporarse con más facilidad al mercado de trabajo. Por otro lado, es importante llevar a cabo políticas de empleo juvenil, que faciliten no solo la contratación de jóvenes sino que sean planificadas y diseñadas estratégica y conjuntamente así como que se tenga en cuenta las demandas de los principales interlocutores sociales en torno a empleo juvenil. Estas políticas de empleo no sólo deberán reducir los altos índices de desempleo juvenil sino también afrontar otro de los grandes problemas del desempleo juvenil que es la precariedad de sus empleos, empleos que difieren notablemente de las condiciones de aquellos de la población adulta, algo que debería reducirse en el futuro para generar empleo decente para las personas jóvenes.